AppVisión

¡Ver a tu oftalmólogo nunca fue tan fácil! 

El Instituto de la Visión amplía su red de servicios con la incorporación de AppVisión, una aplicación de descarga gratuita para celulares disponible para Android (pronto también en IOS).

En tiempos donde inmediatez y simplicidad son exigencias, mediante su APP, el Instituo de la Visión suma una nueva alternativa a las consultas con expertos para que los pacientes puedan obtener de manera rápida un diagnóstico de carácter orientativo de su afección.

 ¿Cómo funciona AppVisión?

1- Descargar AppVisión en tu celular.

2- Seleccionar la opción videoconsulta y completar los datos.

3- Abonar el servicio.

4- Escribir el motivo de la consulta.

5- Un médico oftalmólogo se comunicará a través de una videollamada.

Por otro lado, a los pacientes que se realicen cirugías en el Instituo de la Visión se les creará un usuario a partir de su mail y DNI para que, una vez descargada la aplicación, puedan acceder a la categoría “Usuarios Registrados” y tener la posibilidad de consultarle a su oftalmólogo dudas e inquietudes post-operatorias.

Para simplificar aún más el procedimiento, el pago de las prestaciones se realiza online con cualquier tarjeta de crédito. Además, los usuarios pueden pedir turnos, contactarse con el Centro a través de las Redes Sociales y utilizar el servicio de GPS para llegar al Instituto de la Visión.

 

 

Frotarse los ojos puede comprometer la visión

Este hábito debilita la red de colágeno de la córnea, encargada de preservar su curvatura, y puede dar lugar a una deformidad patológica conocida como ectasia.

Especialistas del Instituto de la Visión advierten sobre los riesgos que puede provocar el frotamiento excesivo y continuado de los ojos.  En pacientes con cierta predisposición genética a padecer irregularidades y malformaciones patológicas en la superficie corneal, este hábito puede generar micro-traumatismos que dañan progresivamente la superficie de este tejido. Estas patologías se caracterizan por un adelgazamiento crónico de la córnea, así como por la modificación de su curvatura natural.

La córnea humana está compuesta principalmente por fibras de colágeno, que forman una malla, cuya misión consiste en mantener su forma para proteger la superficie ocular y para garantizar una correcta visión. Al frotar los ojos, se debilita esta red natural y se producen roturas en la misma que provocan un adelgazamiento progresivo del tejido corneal  y su consiguiente deformidad.

Primer factor de riesgo de queratocono

La ectasia corneal más común es el queratocono, una patología congénita que consiste en un adelgazamiento progresivo de la zona central de la córnea. Esta alteración provoca que esta parte del ojo adopte una forma cónica, lo que a su vez origina un astigmatismo irregular y una sucesiva disminución de la visión. Aunque se estima que aproximadamente 1 de cada 2.500 habitantes del mundo padecen queratocono,  las pruebas topográficas llevadas a cabo por los especialistas en cirugía refractiva antes de una operación, para detectar irregularidades en la córnea, revelan que 1 de cada 500 habitantes posee una predisposición genética a desarrollar la enfermedad y, pese a que muchos de ellos no llegarán a sufrirla, el primer factor de riesgo que puede desencadenar el queratocono es el frotamiento habitual de los ojos. 

En este sentido, algunos estudios sitúan en un 45% el porcentaje de  casos de queratocono asociados a frotamiento ocular, un dato que se corrobora a diario en el instituto de la Visión. Hay una estrecha relación entre este hábito y el queratocono, ya sea como desencadenante del mismo o como factor que lo agrava. Según especialistas, es habitual que los pacientes con queratocono se froten el ojo o los ojos afectados compulsivamente y con fuerza, incluso con el puño cerrado, algo totalmente desaconsejable.

Por ello, el oftalmólogo destaca la importancia de tener sumo cuidado a la hora de frotarse el ojo, especialmente en el caso de los pacientes con queratocono, una patología que es la principal causa de trasplante de córnea en pacientes jóvenes, pese a que si se diagnostica a tiempo puede ser tratado satisfactoriamente con la técnica conocida como Crosslinking corneal.

 

El Instituto de la Visión se une a la Campaña Nacional de Prevención Ambliopía 2017

Moscas volantes o Cuerpos flotantes

¿Qué son las moscas en la vista?

Las “moscas volantes”, miodesopsias o también "cuerpos flotantes", constituye la visión de cuerpos flotantes móviles en forma de puntos, sombras, hilos, moscas, telas u otras formas desplazándose por el campo visual. Constituye uno de los motivos de consulta más frecuente en las visitas al oftalmólogo.

A pesar de que no se ha conseguido verificar con precisión la relación causa-efecto, la edad y la miopía se han identificado como los principales factores predisponentes. Estructuralmente los cuerpos flotantes corresponden a condensaciones (agregados de fibras de colágeno) que se forman en el líquido gelatinoso transparente que rellena el globo ocular, denominado humor vítreo, y que con el paso de la luz proyectan su sombra sobre la retina. En la mayor parte de los casos, estas condensaciones son una consecuencia de la deshidratación natural que sufre el vítreo.

Se manifiesta como un conjunto de manchas, puntos o filamentos móviles (a menudo en forma de telaraña) suspendidos en el campo visual. Característicamente se desplazan con los movimientos oculares y parecen huir cuando intentamos mirarlos directamente. No suelen seguir con exactitud el movimiento de los ojos y, al fijar la vista, generalmente tienen un desplazamiento lento, como “a la deriva”. Las miodesopsias son muy frecuentes y, la mayoría de las personas, aprenden a ignorar su presencia. Típicamente se perciben con mayor intensidad cuando se fija la mirada sobre una superficie homogéneamente iluminada, con mucha luz de fondo, (con pantalla de ordenador, lectura o bien al mirar al cielo en un día despejado).

El desprendimiento del vítreo también da lugar a la percepción de moscas volantes, casi siempre de aparición aguda. Las miodesopsias de aparición repentina o bien asociadas a la visión de destellos de luz (fotopsias), pueden constituir un signo altamente sospechoso de que se haya producido una rotura en la retina.

Tratamiento

No existe en la actualidad ningún tratamiento médico efectivo para eliminar definitivamente las miodesopsias.

En casos más extremos, en los que las opacidades móviles interfieren significativamente con la visión o bien se convierten en un problema psicológicamente intolerable, puede estar indicado un tratamiento quirúrgico denominado vitrectomía, mediante la cual se extrae este gel vítreo con condensaciones y se repone por una solución salina fisiológica transparente. La vitrectomía es una cirugía intraocular altamente especializada y muy efectiva, se realiza con anestesia local y no precisa puntos de sutura pero, por los riesgos potenciales que conlleva, aunque mínimos, únicamente se indica en aquellos casos en los que los síntomas son muy incapacitantes para el paciente.

Prevención

En la mayoría de los casos, las moscas volantes en los ojos son consideradas como una circunstancia normal e inocua, que no compromete la visión. Es frecuente que el paciente se sienta inicialmente muy angustiado por este síntoma que, por otra parte, aparece y desaparece en función de la iluminación de fondo, y se suele exacerbar con la fatiga y el estado de estrés y ansiedad de la persona afecta.

Sin embargo, con el transcurso del tiempo, la gran mayoría de las personas se adapta sin dificultad a la visión de estas pequeñas sombras móviles. Cuando las moscas volantes son muy densas y tienen poca movilidad, pueden provocar una visión borrosa muy sintomática, comprometiendo ostensiblemente la calidad de vida del paciente. Se recomienda acudir a un oftalmólogo para valorar todas las posibles causas de la aparición de las miodesopsias.

 

 

Retinopatía Diabética

¿Cómo afecta la diabetes a la salud ocular?

En términos generales, más de la mitad de los pacientes diabéticos con 15 o más años de evolución de la enfermedad presenta algún grado de alteración vascular de la retina.

Casi todos los pacientes que llevan más de 30 años con la enfermedad muestran signos de Retinopatía Diabética, una de las principales causas de pérdida severa de visión en edad laboral en los países desarrollados.

Los pacientes diabéticos tienen hasta 25 veces más posibilidades de pérdida total de la visión que las personas que no padecen la enfermedad.

Un buen control de la diabetes y revisiones oculares periódicas retrasan la aparición de la retinopatía y previenen sus formas más graves.

 

¿De qué depende el grado de afectación visual de la diabetes?

El daño visual que se deriva de la diabetes no tiene por qué llegar a ser grave, depende principalmente de tres factores:

el grado de severidad de la diabetes

el tiempo transcurrido desde el inicio de la enfermedad

el nivel de control de la misma por parte del paciente

 

¿Cómo se puede prevenir?

control estricto de glucosa en sangre

control estricto de la presión arterial

control estricto del colesterol

evitar el tabaco

riguroso seguimiento oftalmológico

 

¿Cuándo y con qué frecuencia hay que visitar al oftalmólogo?

diabéticos de tipo 1: a los 3-5 años del diagnóstico de diabetes

diabéticos de tipo 2: desde el momento en que se diagnostica la diabetes

todos los pacientes diabéticos: revisión oftalmológica anual y revisiones de control en función de la pérdida de visión de cada paciente

mujeres embarazadas, personas con mal control metabólico y/o con pérdida de visión: son especialmente aconsejables las revisiones de control

Tras el primer examen examen oftalmológico, todos los pacientes deben someterse a una revisión oftalmológica anual, en el caso de que no se observe ninguna lesión. El oftalmólogo propondrá revisiones de control en función de la pérdida de visión de cada paciente.

En cualquier caso, es deseable diagnosticar la retinopatía antes de que aparezcan síntomas porque, generalmente, cuando aparecen la lesión ya es severa. 

 

 
  • 1
  • 2