COVID 19 - 2020

Verano 17/18

El Instituto de la Visión lanza su campaña

“CUIDA TUS OJOS COMO A TU PIEL”

 

La visión debe cuidarse todo el año, pero si hay una estación en la que tenemos que prestar especial atención a nuestros ojos y tomar precauciones para protegerlos, esa es el verano. Desde el Instituto de la Visión queremos contribuir a que disfrutes del sol y las medidas que deberías adoptar para cuidar tus ojos son tan simples como eficaces.

El verano es la época de mayor radiación solar. Esto significa que los rayos ultravioleta (UV) tienen un índice especialmente elevado, lo que se traduce en una mayor capacidad de producir lesiones en las áreas sensibles del cuerpo.

Estos son los principales problemas que puede causar la exposición a los rayos UV en los ojos:

Queratitis actínica

Aparece tras una exposición prolongada de los ojos  al sol sin la protección adecuada.

¿Cuáles son sus síntomas?
Dolor, fotofobia (intolerancia anormal a la luz), lagrimeo y ojo rojo. Estos síntomas suelen prolongarse durante uno o dos días y desaparecen sin dejar secuelas.

Degeneraciones conjuntivales

La más extendida es el pterigion, un crecimiento anormal de la conjuntiva sobre la córnea que se produce por exposición solar y sequedad. Se presenta como una zona elevada blanquecina en el borde interno y/o externo de la córnea.

Lesiones cutáneas perioculares

Los parpados son una zona de piel muy sensible y especialmente vulnerables a los rayos UV que pueden degenerar en lesiones tumorales en aquellas personas predispuestas a estas.

Otras afecciones

Los rayos UV pueden producir también afecciones de la retina (maculopatía) o incluso acelerar el proceso de cataratas.

La medida preventiva de estas afecciones provocadas o agravadas por la acción de la radiación solar es la utilización de gafas de sol homologadas con los filtros correspondientes. Por eso, a la hora de comprar anteojos de sol buscá que cuente con los filtros UVA y UVB 400, que es la protección a los rayos ultravioletas más alta

Para estar seguro de que tus anteojos de sol tienen la protección que figura en su etiqueta, en el Instituto de la Visión podrás comprobarlo con un medidor de filtro ultravioleta (l revisión de anteojos se realizará la última semana de noviembre de lunes a viernes de 11 a 18 horas).

Por último, pero no menos importante: Como el riesgo de sufrir los daños que produce el sol es acumulativo, por lo que vamos sobreexponiendo nuestros ojos a través de los años, es bueno cuidarlos (y generar el hábito de hacerlo) desde la infancia. Es muy importante la protección a los más chicos con gorras o viseras.

El Instituto de la Visión se une a la Campaña Nacional de Prevención Ambliopía 2017

¿Cómo funciona el ojo?

El ojo es un órgano muy pequeño pero a la vez muy complejo y, además, tiene una función esencial que condiciona la relación del ser humano con el entorno que le rodea. Pero, ¿cuáles son las principales partes del ojo y cómo funcionan?

  • Esclerótica. Es la capa más externa del globo ocular y lo recubre desde el nervio óptico hasta la córnea. Es una estructura opaca y fibrosa y constituye lo que normalmente llamamos “el blanco del ojo”. En su parte frontal, la esclerótica está recubierta por una membrana mucosa transparente llamada conjuntiva.
  • Córnea.Es una de las dos lentes que posee el ojo. Es una estructura completamente transparente para permitir el paso de la luz desde el exterior al interior del ojo. Se localiza en la parte más anterior del globo ocular y anatómicamente es la continuación de la esclera.
  • Cristalino. Es la otra lente del ojo y, a diferencia de la córnea, tiene capacidad de enfoque para llevar las imágenes de los objetos hasta la retina. También es transparente y biconvexa. Divide estructuralmente el ojo en polo anterior (relleno por el humor acuoso) y polo posterior (relleno por el humor vítreo).
  • Úvea. Es una estructura que recubre todo el globo ocular (excepto la cámara anterior). Consta de tres estructuras: coroides, iris y cuerpo ciliar. El iris es la parte coloreada del ojo y delimita la pupila, que es el orificio por el que la luz pasa hasta el cristalino y, posteriormente, hasta la retina.
  • Retina. Es el tejido sensible a la luz que recubre la parte interna del polo posterior del ojo y contiene las células sensibles a la luz (conos y bastones) que captan las imágenes y las convierten en los impulsos nerviosos que son transmitidos al cerebro.
  •  Nérvio óptico. Conecta la retina con la parte del cerebro que está encargada de la visión, la corteza visual.

Para resumir, podemos explicar el funcionamiento del ojo en los siguientes pasos:

  • Los rayos de luz penetran en el ojo a través de la córnea donde reciben un primer efecto refractivo.
  • A continuación, pasan a través de la pupila y reciben un segundo efecto refractivo en el cristalino.
  • La imagen llega a la retina donde se transforma en un impulso nervioso que, a través del nervio óptico, se transmite al cerebro.

Orzuelos

El orzuelo, una infección del párpado que puede prevenirse y que no suele pasar de una molesta inflamación

Patologías oculares y de la piel, cambios hormonales, estrés y una mala higiene ocular son las principales causas de este proceso ocular que, por lo general, desaparece solo.

Todos hemos tenido alguna vez un orzuelo. Generalmente, este pequeño grano o bulto, que aparece en el exterior o interior del párpado no suele ser grave, pero sí puede llegar a resultar MUY molesto: provoca picazón, sensación de cuerpo extraño, lagrimeo, sensibilidad a luz y hasta dolor. Por eso, son muchos los remedios caseros que prueban los pacientes para intentar ponerle solución. Sin embargo, no se han hallado evidencias científicas de que estos remedios caseros funcionen. Algunas personas experimentan mejoría y alivio de los síntomas, pero no puede demostrarse que sea gracias a los “trucos”, ya que los orzuelos suelen desaparecer espontáneamente al cabo de una o dos semanas.

Calor y una buena higiene

Lo que sí parece ayudar a acelerar el proceso es la aplicación de calor (el mismo principio sobre el que se basan muchas de estas curas naturales), al favorecer la dilatación de las glándulas de los párpados inflamadas y, con ello, el drenaje del orzuelo. Por esta razón, se recomienda el masaje y la limpieza del párpado con compresas tibias en la zona, que pueden complementarse con pomadas antibióticas prescrita por un especialista.

Sin embargo, muchos orzuelos no llegan a la consulta del oftalmólogo a pesar de que a menudo están relacionados con otras patologías oculares como la blefaritis (inflamación del borde palpebral), la triquiasis (alteración en la dirección de crecimiento de las pestañas) o el ectropión cicatrizal (eversión del párpado hacia afuera), además de con enfermedades de la piel, como el acné y la rosácea. En algunos casos, también pueden aparecer como reacción al estrés y a los cambios hormonales, y en otras ocasiones se originan sin causa aparente.

Aun así, le recordamos que es sumamente importante mantener una buena higiene de los párpados y no tocarse los ojos sin tener las manos limpias. Esto ayudar a minimizar el riesgo de infección, producida por la bacteria Staphylococcus aureus, que da lugar a una inflamación aguda del margen palpebral en forma de forúnculo enrojecido.

 

Atención a la evolución

Aunque no es lo habitual, esta infección puede extenderse hacia otras glándulas y tejidos oculares y puede llegar a cronificarse y a convertirse en un quiste llamado chalazión. En estos casos severos y resistentes puede ser necesario utilizar antibióticos vía oral y/o realizar una sencilla intervención quirúrgica, que permite extirparlo de manera efectiva y sin incisiones visibles. Por eso es necesario dar a cada paciente la atención adecuado frente a este problema, que no solo es muy común entre la población sino que también puede ser muy recurrente en un mismo paciente.